Actualización Perú 2013

Primero, lo más importante, esta vez lo logré. He llegado a la puerta de Aramu Muru y lo que experimenté allí,valió la pena cada esfuerzo. He aquí un breve informe sobre mi camino y todo lo demás que he vivido.
Esta vez he viajado a Perú un poco más tarde, recién el 17 de noviembre. Por un lado, porque quería apreciar el paisaje cubierto de vegetación y, por otro lado, porque tenía la esperanza de encontrarme con un clima un poco más cálido. Con respecto a la vegetación, tenía razón, todo estaba cubierto de verde fresco, pero el tiempo estaba bastante frío y a menudo estaba agradecido por la ropa de invierno que yo había llevado.
El viaje de ida fue bastante tedioso. El vuelo desde Frankfurt a Bogotá fue un horror. El avión estaba excedido de reservas y recibí el peor lugar posible en el avión.
Pero una vez en América del Sur, salió todo muy bien y llegué a salvo a Cusco, donde fui recibido afectuosamente por la familia anfitriona que me recibió el año pasado. Esta vez tampoco tuve problemas con la altitud, por lo tanto ya el segundo día hice una excursión a las ruinas de Pisaq.

En la casa de mis anfitriones se alojaba también Sybille, una experimentada montañista de Tirol del Sur, quien resultó ser la mejor compañera de viaje que uno pueda imaginarse.
Junto a ella, emprendí excursiones a regiones en las que yo no podría haberme aventurado solo.


Así que en Ollantaytambo hemos ascendido a los depósitos que se encuentran junto a la cumbre de Viracocha, desde donde se tiene una maravillosa vista a la gran fortaleza.


 



Impresionante fue también un viaje a las minas de sal de Maras, de donde, desde la época de los Incas, se obtiene la sal naturalmente.

Con la escuela de español visitamos el templo de Quillarumiyoq, un santuario de la diosa de la luna llamada “Mama – Quilla”. Don Agustín, quien nos acompañó, celebró allí una ceremonia en su honor, que fue aceptada con mucho gusto por los dioses de la lluvia.



Una experiencia especial para mí fue un viaje a Chinchero, un lugar cerca de Cusco, principalmente conocido por su arte textil. Por lo general está repleto de turistas, que son llevados hacia los diferentes artesanos. Ese día tuve la suerte de ser casi el único visitante y eso junto a un tiempo fabuloso.

Así pude concentrarme y absorber la maravilla de aquellos particularmente impresionantes santuarios .

Este día tuvo lugar un funeral de pueblo y me transmitió una interesante visión de la cultura de la población local. El difunto fue probablemente miembro de una de las formaciones de danza tradicional y así su ataúd, que fue adornado con una corona de plumas, fue cargado hacia el cementerio, a pasos rítmicos. 

Esta experiencia me llevó a conocer las " Danzas de las Tijeras ", una increíble tradición acrobática- extática de las danzas indígenas. Lamentablemente, no pude experimentarla en directo, pero creo que vale la pena hacer otro viaje, para profundizar en ella.


Junto a Don Agustín emprendimos otra caminata hacia un santuario abandonado en el medio de la nada. Allí quisimos celebrar un ritual de consagración, lo cual hicimos, pero esta vez también nos acompañaban los espíritus de la lluvia y así, la bendición llegó desde arriba. 



Pero ahora es el momento de informar sobre el punto culminante de mi segundo viaje a Perú, la excursión al portal de Aramu Muru.
Durante mi última estadía en Cusco tuve la suerte de conocer a Don Wilbert, un maestro espiritual, y a su pareja alemana Bärbel.

En aquel momento, ellos me habían ofrecido, acompañarme en el camino hacia la puerta. Luego, ambos organizaron realmente todo, lo cual fue técnicay espiritualmente necesario.


Un día antes de mi cumpleaños comenzamos de madrugada el viaje desde Cusco, en un lujoso autobús de larga distancia, en dirección a Puno. Éste es un viaje de casi 400 kilómetros y conduce por una buena carretera sobre el altiplano hasta el lago Titicaca. En el camino nos detuvimos en varios lugares interesantes, entre otros, también en el punto más alto de la ruta, en La Raya 


Éste se encuentra a una altitud de 4.338 metros. Viajando hacia Puno aparecieron, antes de llegar, dos obstáculos para superar. Por un lado, una obra en construcción en Juliaca, una ciudad que además de la carretera principal que estaba cerrada debido a los arreglos, no dispone de caminos pavimentados, lo que causó problemas a nuestro autobús.

Tras una hora de desvíos llegamos nuevamente a la carretera principal y seguimos camino los últimos 40 km hasta Puno. Pero allí, se encontraban en huelga, lo cual implicó calles bloqueadas, que nos detuvieron por mucho tiempo.




Por último llegamos a salvo a Puno y nos alojamos en un bonito hotel llamado El Búho.

A la mañana siguiente alquilamos un taxi y conducimos a lo largo de las orillas del lago Titicaca, unos 50 km hacia el sur. Inesperadamente, el conductor giró hacia un camino de tierra y después de unos pocos cientos de metros ya podíamos ver el macizo rocoso con portal. 


Después de todos los preparativos y esfuerzos, casi que estaba un poco decepcionado, de haber llegado sin ninguna dificultad. Pero cuando me volví hacia el paisaje circundante, sentí que todavía algo me esperaba, no sólo las extrañas formaciones rocosas que parecían observarme desde las alturas.



DDon Wilbert había preparado una ceremonia de despacho para mí, pero antes algo me atrajo más profundo hacia las rocas y me senté en una de ellas.
Apenas me había sentado, cuando una energía emocional se apoderó de mí y de repente tuve que llorar como pocas veces en mi vida. Luego de haberme recuperado, cambié de lugar y nuevamente se apoderó de mí este deseo irresistible de llorar. Pero pasado un tiempo me sentí increíblemente liberado y, con paso ligero, me dirigí al sitio donde Don Wilbert y Bärbel me esperaban. El haber podido vivir esta experiencia en este lugar, el día de mi cumpleaños, fue un regalo de un valor incalculable para mí.





Recién después de la ceremonia, me acerqué al portal por primera vez, por supuesto, con grandes expectativas. Pero en realidad aquí no ha ocurrido mucho que merezca ser contado. Lo esencial para mí ha sucedido frente al portal y eso tal vez sea bueno porque los lugareños llaman también al portal " Puerta del Diablo ".

Tuvimos la suerte de tener el lugar para nosotros solos y permanecimos allí un largo tiempo.
Luego, nos dirigimos a través de las montañas, que parecen de otro mundo, hacia el otro lado, donde el taxi nos estaba esperando.



Me quedé un día más en Puno e hice un recorrido en barco por el Lago Titicaca hacia las islas Uros y Taquile. Junto a un maravilloso tiempo, fue un cierre perfecto para este viaje 



Por la noche viajamos durante ocho horas en autobús de regreso a Cusco. 
El final de mi visita a Perú se compuso de una estadía de varios días en un área completamente diferente, la selva tropical. Mi familia anfitriona posee una granja en el curso inferior del Río Urubamba y me invitó a pasar por allí la última semana. Una vez más, fue una distancia de casi 400 kilómetros para superar, pero esta vez fue primero por un aventurero paso de montaña a más de 4.300 metros y luego por caminos de ripio hacia abajo en la selva tropical, por lo que se está más de ocho horas de viaje, si todo va bien.

No siempre sucedió, y así fue que casi llegando a nuestro destino final, tuvimos que luchar con un árbol caído. Con la fuerza unida de varios hombres en diferentes vehículos y machetes afilados, se logró liberar el camino.



Ya en la granja llamada Chacra Gloria, me enfrenté a una realidad diferente, a la cual primero tuve que acostumbrarme. La abundante vegetación, que en poco tiempo cubre todo por completo, me pareció un poco amenazante, pero esto fue compensado por la variedad de flores y frutas, que aquí encontré.



En la granja también viven agricultores locales y una visita a su casa me condujo a otro mundo. 




Tuve la oportunidad de presenciar el gran desafío que significa liberar continuamente una granja como ésta de la maleza proliferante, cuando Abel y sus ayudantes tuvieron que tirar, con los machetes, árboles de gran altura para poder despejar los cultivos.


La última aventura de mi viaje la viví en el camino de regreso a Cusco, cuando un arroyo furioso pareció hacer intransitable la carretera por el paso de Abra Málaga. En un primer momento parecía como si ésta fuera la última parada, luego vino un camión enorme, removió a toda velocidad y así hizo un camino libre para los coches. Mi conductor también se atrevió a cruzar el arroyo, pero debo confesar que yo no me sentía muy cómodo. 


Después de todo llegamos a salvo al otro lado del río y así una estadía maravillosa en un país fascinante, tuvo un buen fin.

 

 

Perú - Novedades

Finalmente he vuelto de mi viaje. Antes que nada, quisiera comentar que mi objetivo principal, la Puerta de Hayu Marka, no pude alcanzarlo.
Resulta que ésta ha sido la razón por la cual me sentí tan poderosamente atraído a realizar mi viaje a Perú. Estando en el lugar me di cuenta de que, por un lado, era demasiado peligroso realizar esta expedición individualmente; por otro, que la visita a este lugar exige, en cierta medida, una preparación espiritual que a mí todavía me falta. Durante mi estadía en Cusco tuve la suerte de poder conocer a muchas personas de gran importancia, que me ayudarán a alcanzar mi objetivo en mi próximo viaje a Perú.
Por lo tanto, permanecí aproximadamente 4 semanas en Cusco, donde realicé un curso de español en el Instituto Acupari. Durante este tiempo me hospedé en la casa de una familia nativa muy amistosa. De esta manera tuve la posibilidad de conocer a personas muy interesantes y hacer muchas experiencias, que no se ofrecen en un circuito turístico. En especial quisiera mencionar a la señora María Jürgens, cónsul honoraria de la República Federal de Alemania y directora del Instituto Acupari. Ella y su equipo se encargaron de organizar todo lo necesario para mi estadía. Luego a su marido, el Señor Flavio Hermoza, cónsul austríaco y un gran conocedor de la historia y del presente peruano. Con él pude realizar excursiones muy interesantes a monumentos de gran importancia (imagen 1). Él también me contactó con Don Agustín, un maestro espiritual de los Q´eros. Con Don Agustín pude presenciar una maravillosa ceremonia en un lugar mágico en Q´engo (imagen 2) También quisiera mencionar a mi familia anfitriona Abel Castañeda y Sara Camacho, quienes hicieron todo lo posible para que mi estadía fuera lo más confortable posible (imagen 3). Quisiera expresar mi más sincero agradecimiento a todos ellos.
Como he mencionado anteriormente, esta vez no puede alcanzar la Puerta de Hayu Marka. En su lugar tuve la posibilidad de presenciar la salida del sol en Machu Picchu (imagen 4) y pude explorar monumentos impresionantes como en Moray (imagen 5), Ollantaytambo (imagen 6), Pisac (imagen 7) y, por supuesto, en Saqsaywaman (imagen 8).
Gracias a esta larga estadía también pude conocer mejor la ciudad de Cusco y enamorarme de ella. Es ahí donde pude percibir, con todos los sentidos, la presencia del desaparecido Reino Inca, ya que en cada paso se está confrontando con sus huellas.
Me siento muy apegado a los habitantes de esta tierra y ciudad, entre los cuales me he movido día a día (imagen 9 – 13).
Entre tanto sé también todo lo que todavía queda por ver y experimentar, y eso hace latir fuerte mi corazón, cuando pienso en mi próximo viaje.

Lans, 12. 1. 2013











                            Cusco, Plaza Mayor - Haukaypata


                                              Cusco, Acupari 





                                                           Cusco

 

 

 

Proyecto

PUERTA DE HAYU MARCA



En el sur de Perú cerca del lago Titicaca, a unos 35 km de la ciudad de Puno, se encuentra una zona montañosa, con extrañas formaciones rocosas. En una de estas lomas fue picado, en tiempos que han de datar de antes de la cultura Incaica, una superficie de 7 X 7 metros de área, en la que está incrustada una aparente puerta trapezoidal. Con este sitio se relacionan algunas de las leyendas místicas destacables a las cuales me referiré mas adelante. 
Aquí debería mencionarse que “Puerta de entrada a la tierra de los Dioses” es otro término empleado, y con esto se da a entender que este lugar fue consagrado a la transición de un nivel de existencia a otro. El nombre de “Amaru Meru “ hace referencia a un sacerdote legendario de los incas, quien, huyendo de los españoles ha de haber pasado por esta puerta con la ayuda de un disco de oro, para no volver jamás. 
Dí por casualidad con este lugar por un DVD, en el cual, un actual sacerdote de la tradición inca, relata sobre su viaje a diferentes lugares de culto al sol en todo el mundo. En camino a lugares de culto en el Perú, apareció de repente la puerta de Hayu Marca, y de inmediato me atrajo su hechizo. Seguidamente busqué toda la información posible al respecto, y no necesité mucho tiempo para darme cuenta que debía visitar este lugar. Entretanto he comenzado con los preparativos del viaje y para empezar me he inscripto en un curso de español.
Naturalmente todo esto tiene una historia anterior que se remonta a muchas décadas. Quisiera anticipar que desde mi infancia me he sentido atraído por las culturas precolombinas de Sudamérica. 
Con la ocasión de un viaje a Berlín en los años sesenta del pasado siglo, visité el museo etnológico de Dahlem que alberga una extensa colección de objetos de este entorno cultural. Entre otras cosas, me encontré con algunos fragmentos arquitectónicos de la zona de la puerta del sol de Tiwanaku, la cual me llamó especialmente la atención, y que luego fotografié intensivamente.




Imagen 2
Escultura original de Tiwanaku

Las imágenes permanecieron en una caja, hasta que en 1985 tuve la idea de reconstruir dos de estos objetos. En el marco de mi trabajo artístico, había reconocido entretanto notables similitudes entre la iconografía de los pueblos indígenas y las estructuras de circuitos electrónicos, y es por esto que diseñé una síntesis de los símbolos mágicos y circuitos electrónicos, que luego instalé debajo del rostro de la escultura. De esta idea se desarrolló un proyecto de exposición, que tuvo lugar en 1986 en el pabellón de arte de Innsbruck. Para esto mandé a elaborar 20 molduras de material sintético de mis réplicas de las cabezas de piedra, en las cuales yo coloqué los escudos, elaborados con el método de serigrafía en papel de alumninio. Además, cada una de estas cabezas han sido equipadas con un generador de tonos, el cual reacciona a la luminosidad del entorno, y en la sala de exposición se forma una acústica arquitectónica. La exposición se tituló: “puerta del sol”. Una antropóloga recién vuelta de sudamérica, que casualmente estaba presente en el Vernissage, me explicó que la disposición de la exposición coincide exactamente con el esquema de las culturas precolombinas lo cual me motivó a ocuparme detenidamente con esta temática. Por supuesto que aquí no podían permanecer ocultas las consecuencias de la conquista por parte de las potencias europeas hacia los pueblos indígenas y su cultura. Asi fue, que luego de la exposición, se originó el plan de llevar a Perú las copias de las cabezas, para, de alguna manera, recompensar simbólicamente el saqueo de los bienes culturales. Lamentablemente nunca pude llevar a cabo esa aspiración. Quizás se dé la oportunidad en el actual proyecto.



Imagen 3 
Copias de material sintético para la exposición en Innsbruck

En los años siguientes, en el marco de mi trabajo, me concentré más en la estética de los circuitos y en los aspectos técnicos, pero al mismo tiempo siempre aparecía el contacto con culturas antiguas, incluyendo las excavaciones arqueológicas que se encuentran en el Goldbichl en mi cercanía. Bajo el título "crossover" surgieron a continuación muchos objetos, que asociaban estructuras técnicas con elementos de las antiguas culturas y cultos. Utilicé las cabezas de piedra de Tiwanaku, en otras ocaciones también para otras exposiciones y de esta manera mantuve viva la memoria de estas culturas. Entre tanto, si bien yo concentré más en la Civilización Maya, al mismo tiempo aprendí mucho sobre otras culturas de Sur y Centro América. De esta manera, el terreno estaba preparado para la semilla, que me fue enviada desde Perú, la cual ahora protejo, y quisiera hacer florecer y dar frutos.
Ahora quiero contar algunos detalles de las leyendas de la “Puerta de la Hayu Marca, que he recogido de diversas fuentes, aunque es muy difícil de diferenciar entre realidad y ficción especialmente en Internet.
El paisaje, en el cual se encuentra la puerta de la Meru Amaru (Aramu Muru), se compone de extrañas formaciones rocosas que dan lugar a todo tipo de asociaciones. Entre los nombres nativos, aparecen algunos como "Ciudad de los Dioses”, “El bosque de piedra”, o “el Valle de los Espíritus". En una de estas formaciones rocosas los predecesores de los incas tallaron una zona plana, de unos 7 metros cuadrados, en la cual trabajaron una aparente puerta que guía casi un metro hacia las rocas.
A través de esta puerta, se dice, que grandes héroes de la antigüedad han de haber comenzado el viaje a una gloriosa vida de inmortalidad. Otra leyenda habla del último sacerdote Inca, Amaru Meru, quien le dio el nombre al portal y quien justamente allí ha de haber dejado este mundo. Esta puerta es aún el objetivo de buscadores espirituales, quienes quieren aquí ponerse en contacto con otros mundos. Algunos cuentan sobre efectos de luz y sonidos y de visiones de túneles al infinito. Otros dicen haber visto estrellas y vivido experiencias físicas.
En esta cultura hay también, además de esta puerta, algunos otros santuarios con puertas aparentes, de las cuales, algunas están talladas en la roca con una precisión increíble. He descargado y analizado muchas de las imágenes de este lugar, que están disponibles en Internet. Creo ahora poder reconocer en el área por encima de la puerta una estructura de relieve que le da a la puerta un marco impresionante. Como tuve la intención de construir un modelo de este portal, comencé a trasladar el supuesto contorno en papel milimetrado

Imagen 4
Reconstrucción gráfica de la puerta.

Durante este trabajo pude comprobar detalles de la construcción que no pueden ser accidentales. Además salta a la vista, que la geometría de la formación de roca natural, puede haber sido incluida en el concepto general. Soy consciente de que mi reconstrucción es en parte especulativa, pero ésta corresponde en mi opinión en gran medida a la formacion del Cánon de esta Civilización. También se puede suponer, que la actual pared de roca, antiguamente habia sido revestida por una fachada ostentosa. Luego transferí esta reconstrucción gráfica a placas de circuitos filosas y pulidas, y recorté las siluetas respectivas.


Imagen 5
Aplicación a una placa de circuito pulida.

Este primer modelo lo he insertado en el escudo de una de las cabezas disponibles del proyecto de la puerta del sol y con esto he cerrado el círculo con el punto de partida.

 


Imagen 6
La cabeza de Tiwanaku con nueva placa de escudo

A continuación, he comenzado con un nuevo modelo, más grande, en el cual, yo quise crear una vista al infinito. Solo logré esto, luego de encontrar delgados vidrios espejados, con los cuales se puede obtener este efecto visual.

 

Imagen 7
La reconstrucción con una visión de túnel

Con esto, la parte técnica del proyecto está sustancialmente terminada y ahora me puedo dedicar a otros aspectos de mi proyecto, que incluye principalmente la preparación para el viaje a Perú.

Lans, Enero 2012.


Contacto


Hans - Dieter Manhartsberger
manu-factory

Dirección: 
Oberes Feld 219
A 6072 Lans

Tel. - Fax: 0043 512 378861
Mobil: 0043 650 5368750
e.mail: manhartsberger.dieter@utanet.at

Traducción:
Rosalía Diez de Falch


Hans - Dieter Manhartsberger

 

 

Biografía 

H A N S - D I E T E R    M A N H A R T S B E R G E R

Nací en 1940 en Innsbruck, debido a la guerra, asistí a la escuela primaria en Mayrhofen, lo que veo como una bendición para mí. Y luego de 3 difíciles años en la escuela media de Innsbruck, pude entrar, gracias a otro giro favorable, a la escuela secundaria privada de Reutte, la cual se encontraba en sus comienzos. El espíritu pionero dominante de esta escuela y los especiales contactos personales que hice allí, lograron que este tiempo fuera decisivo para mi vida. Luego comencé mis estudios de derecho en Innsbruck, aunque esta área de estudios era diametralmente opuesta a mis intereses. En Historia del Derecho y en Filosofía encontré la conexión que hizo que el estudio se volviera interesante para mí. En 1963 me gradué con el título de Doctor, el cual, desde aquel entonces y un poco empolvado me acompaña en mi vida. Luego ingresé en la oficina de asesoría fiscal de mi padre, adquirí la competencia profesional, y todavía ejerzo esta profesión para asegurar mi mantenimiento y el de mi familia. Paralelamente pude estudiar Arqueología Clásica y Filología Oriental en Innsbruck y viví muchas experiencias, las cuales fueron muy decisivas para mi trabajo posterior. Contraje matrimonio relativamente tarde, con mi mujer Irmgard, a quien conocí en las lecciones de Antiguo Ebreo, y con quien tengo 3 hijos. En 1989 nos trasladamos a Lans, donde todavía vivimos muy a gusto. Por motivos de trabajo viajo regularmente, desde hace algunos años a Kufstein, donde en la empresa Anita, he encontrado un campo de actividad, conforme a mis enfoques creativos. 
El análisis creativo con culturas desconocidas, cultos, lenguas, escrituras y por último pero no menos importante la música, son de mi especial interés. Una viviente fuente de inspiración muy especial para mí, es el área de las civilizaciones precolombinas y su lenguaje visual. El contacto con la Organización TO-OM-RA me ha abierto puertas a nuevas experiencias y relaciones. 

Artísticamente, soy autodidacta con una suave inclinación al perfeccionismo. Desde 1968 elaboro trabajos artísticos, y en 1974 fui admitido como “Creador de Objetos” en la Asociación de Artistas de Tirol. Durante muchos años trabajé también en su presidencia.Mis conocimientos técnicos se los debo a mis amistosos colegas, quienes me introdujeron en los secretos de sus talleres. Un agradecimiento especial es para el difunto Profesor Franz Lettner, quien durante muchos años fue mi mentor paternal. Durante varias visitas a Roma, surgieron las ilustraciones para el “Album Roma”, el cual, pude publicar en colaboración con el poeta Franz Tumler.Desde algunos años me dedico especialmente a la remodelación artística de componentes electrónicos, a partir de los cuales creo objetos que, han de hacer visible la estética oculta de este material. La sorprendente similitud de circuitos electrónicos con jeroglíficos precolombinos me inspiró para estos trabajos. Las obras de esta serie exponen un análisis crítico y a veces irónico con nuestra civilización cargada de tecnología

 

 


Formulario de contacto:

Nombre:*
Apellido:*
Empresa:
Teléfono:
E-Mail:*
  
Comentarios: